Situación actual
La estructura de la producción agraria ecológica en Aragón se caracteriza por una alta concentración de las tierras en cultivos como el cereal, leguminosas, pastos, praderas y forrajes, que llegan a ocupar el 92% de la superficie total inscrita en el CAAE.

La Comunidad Autonómica de Aragón posee el 5,55% de la superficie ecológica nacional, pero presenta importantes diferencias con el resto del país en cuanto a estructura de sus explotaciones, así como a las producciones agrícolas obtenidas ecológicamente.

Aragón ha adquirido gran interés en la producción de aceite de oliva de cultivo ecológico, con 2.221,36 hectáreas distribuidas por las tierras del Bajo Aragón y los Somontanos de Huesca y Zaragoza, y 11 almazaras distribuidas por todas las zonas productoras, donde se elabora un aceite de color amarillo con una gran gama de matices, de gusto afrutado y con ligeros sabores almendrados, sin amargor, tirando a dulce y ligeramente picante, que es muy apreciado en los mercados centroeuropeos, para condimento, fritura y como base de las salsas más tradicionales de su gastronomía.

La viticultura ecológica en Aragón está en pleno desarrollo, dispone de 878,84 hectáreas de cultivo con de 19 bodegas, cuyos productos disfrutan de un merecido reconocimiento en Europa, como lo demuestran los premios recibidos por estos caldos en diferentes certámenes alemanes y franceses.

El almendro, con 1.643,46 hectáreas de cultivo y 5 industrias de manipulación y envasado, inician su despegue una vez que se han consolidado en el mercado nacional, hacia la conquista de los mercados centroeuropeos.

Son sectores de gran tradición en Aragón, configuran un grupo de productos que ven realzada su calidad intrínseca, al aplicarles el método de producción ecológico. Aunque no destaquen por el volumen de hectáreas destinadas a su cultivo, lo cierto es que las hortalizas con 92,42 hectáreas y las frutas con 1.841,44 hectáreas, gozan de un gran prestigio tanto en el mercado regional como en la exportación de productos frescos, conservas, semiconservas y zumos vegetales. Así como ajos, pimientos, cebollas, coles, ciruelas, nectarinas, cerezas, manzanas y peras aparecen en los mercados europeos.

Desde que el Comité Aragonés de Agricultura Ecológica en 1995 asumió las competencias en materia de Agricultura Ecológica, se ha producido un notable incremento de la producción ecológica, tanto en superficie cultivada y en actividades de elaboración y/o comercialización, como en el número de operadores inscritos que han apostado por esta técnica productiva, la más respetuosa con el medio ambiente, y la única que garantiza la seguridad alimentaria y el bienestar de los animales.

La ganadería en cambio ha sido la actividad que menos desarrollo ha tenido en nuestra Comunidad, debido principalmente a la falta de ayudas a la misma, a la producción de cereales, pienso y a los cultivos forrajeros, básicos para la consolidación de este tipo de producción.

El número de actividades industriales en este periodo, ha pasado de 22 en 1995, a 149 en el 2010, destacando las de manipulación y envasado de hortalizas, granos y frutos secos, así como también, bodegas, las almazaras y conserveras.