Sistema de producción
A continuación haremos alusión a los términos Agricultura Ecológica, Orgánica o Biológica, definen un sistema agrario que mediante el uso de técnicas conservadoras y/o mejoradoras del suelo y el ecosistema, consiguen obtener alimentos de máxima calidad nutritiva y sensorial, respetando el medioambiente sin la utilización de productos químicos de síntesis.

La fertilidad del suelo se mantiene a base de abonos y residuos orgánicos no contaminados y la implantación de leguminosas dentro de un plan de cultivos plurianual.

La sanidad de los cultivos y el control de plagas, enfermedades y malas hierbas se efectúa mediante el equilibrio de nutrientes en el suelo, una sucesión de cultivos adecuada y el establecimiento en las proximidades de las parcelas de un ecosistema en el que están equilibrados los enemigos naturales y las plagas.

Para la obtención de alimentos sanos, la Agricultura Ecológica hace uso de las técnicas tradicionales, así como, de la más moderna tecnología en la construcción de aperos y en el conocimiento de plagas.

Así mismo, la Agricultura y Ganadería Ecológica constituyen métodos de explotación protegidos y amparados por la normativa comunitaria, que realiza controles sobre los métodos de producción y la calidad de las producciones, para garantizar a los consumidores mediante la identificación del logotipo que acompaña al producto del alimento que se va a consumir, que responde a todas las exigencias de la legislación.

Por todo ello podemos decir que los alimentos ecológicos son el sabor de lo autentico, son alimentos de calidad y están producidos por un sistema de cultivo no contaminante que protege el medio ambiente y la salud de los consumidores.

La calidad de los alimentos, guarda relación con la capacidad de estos para proporcionar determinados nutrientes, que favorecen la salud y evitan la aparición de enfermedades causadas por la ausencia o el exceso de algún elemento.

Igualmente en los cultivos de hoja y sobre todo en invierno, el contenido en nitratos de algunos alimentos llega a ser de casi tres veces menor en los productos ecológicos.

Investigaciones sobre la aportación de los alimentos ecológicos a la salud, señalan que estos productos contienen en general un equilibrio más adecuado de potasio, calcio, magnesio, hierro y aminoácidos, además de sus características organolépticas y texturales.

Consumir productos ecológicos no es solamente una opción que favorece nuestra salud, sino que además es una herramienta poderosa para mejorar parte de la realidad que nos rodea y así poder garantizar un futuro mejor a las generaciones venideras.